sábado, 10 de mayo de 2008

El Marqués de Sade

Él es una de mis fantasías más frecuentes. Me fascina él, su historia, su pensamiento.

El auténtico Marqués de Sade nació el 2 de junio de 1740 en París, bajo el nombre Donatien-Alphonse-Francoise de Sade. Vivió durante uno de los periodos más tumultuosos de la historia francesa, cuando siglos de monarquía terminaron violentamente y el estado moderno nació. Hoy en día es mejor conocido por la palabra inglesa cuya creación inspiró: sadismo, que se refiere a los placeres sexuales derivados del dolor.

Pero el Marqués era mucho más que un investigador sexual. Fue un escritor perseguido a lo largo de toda su vida, un hombre que pasó casi 30 años en reclusión, principalmente por el crimen de escribir acerca del lado más siniestro de la lujuria y la carnalidad humana.

En 1772 fue sentenciado a muerte por crímenes sexuales y apenas logró escapar. Más tarde, se convirtió en revolucionario y nuevamente de manera milagrosa se salvó de la guillotina durante el Reinado del Terror, donde miles de personas fueron asesinadas por ser enemigos del gobierno. Liberado inmediatamente después de la exitosa revolución, sería nuevamente arrestado por publicar novelas eróticas. Desterrado por la administración de Napoleón, pasó la última década de su vida encerrado en un asilo de Charenton.

Aunque su vida ha sido convertida en un mito, su legado como defensor de los extremos permanece. Como Neil Schaeffer, biógrafo de Sade, indicó en el New York Times: "Sade le puso lo más bajo a la literatura...lo peor imaginable. Es bueno conocer al enemigo: conocer el resultado de la naturaleza humana es una muy buena señal de salud al final de este violento siglo".

Sade estaba lleno de las contradicciones más humanas. En su libro At Home With the Marquis de Sade, Francine Du Plessix Gray señala que los historiadores lo han llamado tanto "el héroe más lucido del pensamiento occidental", como "una combinación frenética y abominable de todos los crímenes y obscenidades". Que haya podido ser ambos al mismo tiempo lo hace un irresistible personaje de estudio.

Sus novelas más famosas incluyen Justine, Juliette, The 120 Days of Sodom, Aline and Valcour, Philosophy in the Boudoir y Crimes of Love. Los eruditos lo reconocen por su estilo confesional y picaresco que mezcla el horror y la obsesión sexual-y por ser el pionero de la idea que la auto-censura va en contra de la verdad de la naturaleza humana. A pesar de que "Letras prohibidas: la leyenda del Marqués de Sade" convierte en ficción los últimos días del Marqués de Sade, muchos de los elementos intrigantes de la historia están basados en hechos reales. Entre las verdades conocidas acerca del Marqués y su época se encuentran las siguientes:

Sade fue encerrado en la Cárcel Picpus durante los últimos días de la Revolución Francesa (junto a compañeros tales como Choderlos de Laclos, autor de Les Liaisons Dangereuses), donde presenció miles de muertes en la guillotina desde la ventana de su celda, incluyendo la decapitación de María Antonieta. Le escribió a un amigo: "Mi arresto ciudadano y la guillotina bajo mis ojos me hizo mil veces más daño que todo lo que la Bastilla imaginable pudo hacer."

La esposa de Sade, Renee Pelagie o la Marquesa de Sade, era una adinerada mujer de sociedad y persona devotamente religiosa que, sin embargo, alentó los talentos literarios de su esposo y luchó la mayor parte de su vida por su libertad. En alguna ocasión le escribió a Sade, cuando éste se encontraba recluido: "Entre más te amo, todo se torna más difícil". Lo apoyó mientras se encontraba en Charenton, muriendo en 1810, cuatro años antes que él.

A la edad de 61 años, después de un breve periodo de libertad, el Marqués de Sade fue arrestado por la infame fuerza policíaca de Napoleón Bonaparte a fin de prevenir que publicase su próxima novela, Juliette. Nunca fue juzgado: a cambio, para prevenir un escándalo público, fue encerrado en asilos hasta su muerte.

El Asilo Charenton era considerado una institución modelo en su época. Alguna vez un convento, el lugar había sido transformado por Francois Simonet De Coulmier, un ex-sacerdote, que se hizo cargo del mismo para crear un refugio dedicado al tratamiento de enfermos mentales con métodos humanos y progresivos, haciendo énfasis en los novedosos "tratamientos psicológicos". El verdadero Abad Coulmier era un jorobado de 1 mt. 20 cms. de altura.

El Abad Coulmier trabó amistad con el Marqués de Sade y le permitió supervisar el teatro de Charenton que, como forma de terapia, regularmente montaba obras protagonizadas por los enfermos, algunas de ellas escritas por el mismo Marqués-aunque siempre en un estilo más conservador que sus famosos escritos.

A principios del siglo XIX, los tratamientos acostumbrados para los enfermos mentales incluían inmersiones en baños de hielo, sangrados, camisas de fuerza y purgaciones. Muchos asilos albergaron no solamente a aquellos con enfermedades mentales, sino también a epilépticos, retrasados mentales, criminales y a otros que la sociedad había rechazado.

El Marqués de Sade vivió en una suite de dos recámaras en Charenton con vista al río Marne, que fue detalladamente amueblada y decorada con su propia colección de arte. Mantuvo una librería en su "celda" de más de 250 libros. Por estos privilegios, su familia pagaba al asilo 3000 libras al año.

Antoine Royer-Collard, un doctor conservador y moralista vinculado al régimen Napoleónico, llegó a Charenton en 1806. Indignado después de encontrar a Sade escribiendo manuscritos en su celda y sosteniendo discusiones literarias con otros pacientes, tomó medidas para que la policía hiciera un allanamiento, en el que gran parte de su trabajo fue confiscado y considerado como "una serie de obscenidades, blasfemias y malvadas atrocidades".

En sus memorias, Napoleón Bonaparte menciona que ha "hojeado el libro más abominable que una imaginación depravada pudo haber concebido, una novela que...provocó tal perturbación a la moral pública que su autor fue encarcelado".

En 1810, cuatro años antes de su muerte, Sade fue removido de su relativamente lujosa residencia y expulsado por el Ministerio del Interior de Napoleón por tener lápices, plumas, tinta o cualquier tipo de instrumento para escribir. La comisión carcelaria de Napoleón escribió en su reporte que Sade "exhorta el crimen en su discurso y en sus escritos" y "deberá de permanecer en detención y privado de toda comunicación". Sin embargo, el Abad Coulmier protestó y, eventualmente, la cuarentena del Marqués finalizó.

Se dice que Sade se enamoró en Charenton de una lavandera de 17 años de edad llamada Magdeleine Leclerc, de quien se conoce muy poco, sólo que regularmente lo visitaba en su alcoba y de que tomaba clases de lectura y escritura con él. Ella lo visitó por última vez una semana antes de que muriera, en cuyo momento Sade escribió en su diario que Magdeleine estuvo "dos horas y me dio mucho gusto".

El Marqués de Sade murió en Charenton el 3 de diciembre de 1814, debido a una insuficiencia respiratoria. Fue sepultado en el cementerio de Charenton a pesar de sus explícitas instrucciones de que no fuera así.

Los trabajos escritos del Marqués de Sade permanecieron prohibidos en Francia hasta los años 60's. Sus libros aún permanecen en listas de material de lectura que en la actualidad se encuentra prohibido.

2 comentarios:

Akasha Dulcinea dijo...

Ahhh, el delicioso y perverso Marqués... fue uno de los espíritus que volaron libres para perderse entre las flamas del infierno, ese que tiene cada pasión incluida día tras día, más allá de los 120...

Hombre de verdaderamente revolucionario, no como esos que hacían justicia con la guillotina -mais non vous, Monsieur Robespierre,-.

Mi fascinación llegó de la mano de la Filosofía del tocador, obra política y erótica, una obra maestra.


Gracias por la visita.

OsCuRaS y PeRvErSaS rEvErEnCiAs.

ATXEIN dijo...

Me alegra encontrar gente que le apasione el Divino MArquès, al que tachàn de todo sin tener la màs mìnima idea..

Yo tengo todos sus libros, hasta sus cuentos, algunos en francès, y muchas pelìculas relacionadas con su obra y vida y suelen ser una pasada, aunque algunas algo libres..como el caso de Quills..XDD

Aquì tienes un asiduo lector Bathory, y espero poder darte a conocer cosas de èl comoe spero que lo hagas tu.

Saludos¡¡